El Ayuntamiento de Algeciras refuerza el firme en una superficie de 28.961 metros cuadrados

Los delegados de Urbanismo, Yéssica Rodríguez, y de Participación Ciudadana, Jorge Juliá, han visitado los trabajos que se están llevando a cabo para reforzar el firme de varias calles de Algeciras, con una superficie total de 28.961 metros cuadrados. El proyecto fue adjudicado a la empresa Maygar y supondrá una inversión de 334.000 euros.

Las obras comenzaron el viernes por la Avenida de las Flores, y proseguirán por Aguamarina, para desplazarse a continuación al Embarcadero, donde existe una mayor dificultad debido al tráfico. Acabarán en un par de semanas con el asfaltado de las calles de la urbanización Villa Blanca y Villa Rosa, y de Batel.

La delegada de Urbanismo ha manifestado que gran parte de la superficie en la que se va a actuar corresponden a las tres avenidas, que forman parte de la red de arterias distribuidoras de tráfico de Algeciras. Según indicó, “era prioritario que se asfaltaran y se ha hecho en cuanto ha sido posible, ya que soportan mucho tráfico de vehículos, incluido pesado, debido a la presencia en ellas de medianas superficies comerciales, paradas de autobuses, y otros equipamientos, y se encontraban en muy malas condiciones”.

Yéssica Rodríguez explicó que se ha proyectado la ejecución de un refuerzo de firme de 5 centímetros. Previamente, se realizará el fresado de la superficie actual junto a los bordillos, con una profundidad igual al espesor de la capa que se extenderá para evitar la reducción de la altura de los bordillos, que pueda provocar inseguridad en el tránsito peatonal o invasión de aguas de lluvia en las zonas peatonales. En el caso de Villa Blanca, el fresado será de 10 centímetros para incrementar la altura de los bordillos existentes.

Por su parte, Jorge Juliá ha indicado que “somos conscientes de que hay otros viarios que también precisan actuaciones, lo que podemos corroborar día a día en nuestros contactos con las asociaciones de vecinos, pero se está actuando en función de unas prioridades que marcan los técnicos, basadas en el mal estado de la calzada, el tránsito que soporta y el peligro que conlleva”.

No obstante, quiso lanzar un mensaje a todos los vecinos de que sus peticiones no caen en saco roto y de que poco a poco se llegará a todas partes, ya que se sigue trabajando de manera casi permanente en la supresión de los baches que se consideran más peligrosos y en acometer las intervenciones que den respuesta a las peticiones que trasladan.