Horeca Andalucía rechaza las medidas impuestas por la Junta

La Federación de Empresarios de Hostelería de Andalucía (Horeca) rechaza enérgicamente las últimas medidas impuestas por la Junta de Andalucía en relación al sector, al que vuelve a señalar injustamente y a hacer responsable del incremento de contagios en la región. Todas las asociaciones provinciales que integran la Federación Horeca recuerdan de nuevo que los últimos datos del Ministerio de Sanidad demuestran que el índice de contagios en bares y restaurantes supone menos del 3,5% de los positivos registrados por coronavirus.

“La hostelería se niega a pagar con su ruina el coste de la pandemia en Andalucía”, ha dicho el presidente de Horeca, Francisco de la Torre. La ampliación de las restricciones que ya sufría Granada a Córdoba, Jaén y Sevilla supone un ejercicio de arbitrariedad enorme con un sector que cumple las medidas de seguridad sanitaria a rajatabla y que controla, en sus establecimientos reglados, el necesario cumplimiento del distanciamiento y la higiene.

En este sentido, la imposición del cierre de los establecimientos a las 22.00 horas no sólo no responde a un criterio científico, sino que ni siquiera está en la línea de otras provincias y comunidades ni tampoco del planteamiento que hace el Gobierno de España en el Consejo Interterritorial de Salud. El cierre a las 22.00 horas impide la dación del servicio de cenas, lo que equivale a la supresión de una parte fundamental de la actividad comercial diaria.

Limitaciones a la movilidad tras los cierres

Por ello, la Federación Horeca vuelve a plantear que el cierre de restaurantes y bares se realice a las 00.00 horas, con admisión de clientes hasta las 23.00 horas, “lo que al menos podría permitir a los negocios mantener una actividad compatible con la rentabilidad y no verse obligados a cerrar o prescindir de trabajadores”, ha puntualizado De la Torre.

Además, cualquier medida de cierre obligatorio de la hostelería que no vaya acompañada de una limitación posterior de movimientos será infructuosa, pues proliferarán, como ya está sucediendo, las reuniones privadas en domicilios, los botellones y las fiestas clandestinas. La Federación Horeca subraya que los mismos datos del Ministerio de Sanidad que marcan por debajo del 3,5% la incidencia de contagios en la hostelería, prueban que los encuentros familiares superan el 14%.

“Con estas evidencias es absurdo seguir coartando la actividad hostelera”, ha señalado De la Torre. “Sabemos, porque así lo dice el propio Gobierno de España en sus datos, que hay muchos más contagios en domicilios y espacios privados, donde no se pueden controlar las interacciones; y sin embargo, los impedimentos se ponen a la hostelería reglada, donde los protocolos que aplicamos son tan estrictos que apenas se registra un contagio por cada 100 establecimientos”.

Rescate total del sector y consenso en las medidas

La Federación Horeca Andalucía insiste en que es fundamental un rescate total para el sector, muy golpeado desde el inicio de la pandemia en el mes de marzo y ahora objeto de restricciones arbitrarias y sin rigor científico. En Andalucía hay 55.000 establecimientos que dan trabajo a más de 250.000 personas, un sector con un peso en el Producto Interior Bruto (PIB) de la región superior al 7%, que corre el riesgo de quiebra si no se le permite trabajar.

Entre las medidas rechazables –por no haber sido consensuadas– están, además de los horarios de cierre, el uso de las mascarillas en todo momento salvo el de la ingestión y también la imposición de aforos. “Da la sensación de que cada decisión está pensada justamente para obtener el efecto contrario al adecuado”, según el presidente.

En el primer caso, el empresario no puede ser un vigilante del cumplimiento individual de las medidas, por lo que Horeca exige que se aclare cómo se van a interponer las posibles sanciones y también que éstas se dirijan inequívocamente a los incumplidores y no a las empresas; y en el segundo, no tiene sentido imponer aforos cuando existe un distanciamiento obligatorio de mesas o agrupaciones de mesas.

Por otra parte, Horeca Andalucía ha acordado crear la semana que viene una Mesa de Hostelería conjuntamente con las consejerias de Hacienda y Presidencia para aportar entre todos ideas que ayuden al sector, y que no pasan obligatoriamente por ser ayudas finalistas. A modo de ejemplo, pueden inspirarse en las que se han instaurado en Cataluña relativas a la rebaja del 50% en los alquileres, la ampliación de las moratorias o suministros.

Por último, la Federación Horeca Andalucía quiere expresar su solidaridad con todos los empresarios de la región, especialmente hoy con los más afectados, en las provincias de Granada, Sevilla, Córdoba y Jaén; y reitera que el sector es responsable y seguirá aplicando de manera concienzuda las medidas sanitarias que hacen de él una actividad segura e imprescindible para la economía regional.