Los centros educativos públicos andaluces no tienen administrativos suficientes

La mala gestión de estas plazas presupuestadas sgún la CGT obliga a que este trabajo sea realizado por los equipos directivos de los centros en los que no se ocupan. Todo ello, sin reconocimiento ni remuneración alguna de ese trabajo por parte de la administración.

Con la excusa de que lo presupuestado no tiene obligación de ser ejecutado y contando con la obligación de los equipos directivos de realizar estas tareas, se ha puesto contra las cuerdas a muchas directivas, que se han visto forzadas a realizar miles de horas de trabajo adicionales para sacar adelante cuestiones como la matriculación en sus centros.

Hasta el año 2018 se presupuestaron y dotaron económicamente el 99% de las plazas totales de administrativos recogidas en la relación de puestos de trabajo (RPT). Pero, aunque dotadas económicamente, muchas de esas plazas no fueron ocupadas nunca. En años como el 2017 o 2018, más del 24% de estas plazas (1 de cada 4) quedaron sin cubrir.

CGT lleva años denunciando el incumplimiento de la RPT en los centros educativos. Los datos estadísticos vienen a corroborar las denuncias realizadas por este sindicato. Entretanto, en el mismo periodo, el número de administrativos en los centros concertados ha aumentado hasta pasar del 18 al 50% del total de los pagados con dinero público. El trasvase de recursos de lo público a lo privado es evidente.

El cambio que se ha producido en los presupuestos del 2019 con el nuevo gobierno provoca que no solo no cubren las plazas vacantes presupuestadas, sino que eliminan su dotación económica: 334 plazas de administrativos suprimidas del presupuesto en un solo año (casi un 20% de las plazas).