Medio Ambiente pide colaboración ante la posible aparición de Carabelas Portuguesas en las playas

Serván recuerda a los bañistas que días atrás han aparecido Carabelas Portuguesas en costas gaditanas, y más recientemente, este viernes, el municipio vecino de Algeciras ha optado por colocar la bandera roja que prohíbe el baño en una de sus playas, ya que se detectaron un par de ejemplares. Se trata de una especie que reviste mayor peligro que la medusa habitual en caso de picadura.

El hecho de que sólo aparezca uno o dos ejemplares ha sido suficiente para establecer esta medida de seguridad. En Cádiz capital, por su parte, no se ha llegado a cerrar al baño ninguna playa, dado que de momento sólo aparecieron tres ejemplares y no se cumplen los requisitos mínimos marcados por el protocolo.

“No obstante, quiero mandar un mensaje de tranquilidad”, ha indicado el concejal. “Por el momento no se conoce ningún caso en el litoral sanroqueño. No obstante, pedimos la colaboración de los bañistas; que estén vigilantes en la medida de lo posible, ya que de darse el caso, actuaríamos tal y como marca el protocolo para evitar que los usuarios estén expuestos a esta especie”, comentó Serván.

El titular de Medio Ambiente recuerda que, “a diferencia de la medusa tradicional, la Carabela Portuguesa es fácil de distinguir por su llamativo color azul-violáceo. Por tanto, aunque no hay motivos de alarma por ahora, es importante saber distinguirlas por si algún ejemplar apareciese en nuestras costas, y así actuar con la celeridad pertinente”, concluyó.

La carabela portuguesa (Physalia physalis), también conocida como fragata portuguesa, agua mala, botella azul o falsa medusa, es una especie monotípica de hidrozoo sifonóforo de la familia Physaliidae.

Se suele encontrar en mar abierto en todas las aguas cálidas del planeta, en especial en las regiones tropicales y subtropicales de los océanos Pacífico e Índico, así como en la corriente del Golfo atlántico.